Restauración del volumen facial con acido hialuronico o grasa autóloga

El ácido hialurónico es un componente natural, que se encuentra en todos los seres vivos. En la piel de los seres humanos aporta características de soporte, elásticas y de estabilidad. Su uso comercial, se indica para el relleno de depresiones a nivel de la piel del rostro (atrofia de los tejidos por el envejecimiento), arrugas y surcos faciales muy marcados. De esta forma, se consigue restaurar el volumen facial perdido por el paso del tiempo. Este procedimiento no requiere de anestesia local y puede ser complementario a la aplicación de toxina botulínica, laser, o procedimientos quirúrgicos de rejuvenecimiento facial.

Otra forma de restaurar el volumen facial, es la inyección de grasa autóloga (extraída del mismo paciente). Consiste en extraer la grasa de alguna zona del cuerpo (generalmente abdominal), para colocarla en aquellas zonas faciales que lo requieran.

Este procedimiento se realiza en una sala de cirugía y se requiere anestesia local o local con sedación.