Aplicacion de Botox

La toxina botulínica, es una sustancia que al ser inyectada produce una parálisis de los músculos, disminuyendo o en algunos casos desapareciendo de esta forma, las arrugas a nivel de la cara y el cuello. Además mejora las características superficiales de la piel. Además de tener fines estéticos, también puede ser aplicado a pacientes con asimetrías por parálisis facial, y puede ser un tratamiento complementario a la terapia con laser y a la colocación de acido hialuronico. Otro uso de la toxina botulínica, es para el tratamiento de pacientes con sudoración excesiva a nivel de manos o pies (hiperhidrosis).

Para este procedimiento no es necesaria la anestesia local.